20.1.18

Biarritz. Les Deux Jemeaux (parte 23).


Cuenta la leyenda que Roland, caballero de Carlomagno, lanzó una roca gigante desde el monte de "Peñas de Aia" con la idea de destruir la ciudad de Bayona. Pero durante el lanzamiento Roland resbaló, y la roca cayó al agua pasado Hendaya, rompiéndose en dos trozos.

"Les Deux Jemeux" (los dos gemelos) son en realidad el resultado de los procesos de erosión diferencial y retroceso de la línea de costa en la punta de Sainte Anne, en Hendaya. A diferencia de otras zonas de la costa vasca, en donde los acantilados retrocedieron decenas de metros, especialmente en la última parte del Terciario y Cuaternario, los gemelos resistieron la erosión marina y eólica debido a la mayor resistencia de su piedra caliza. El gemelo situado al este es el más masivo, y se encuentra poco fracturado con una sola diaclasa, lo que le da un aspecto fuerte. El gemelo occidental tiene sin embargo una apariencia más débil, con muchos pliegues y una cavidad profunda que algún día se convertirá en un arco debajo de la isla.

La punta de Sainte Anne esconde un tercer gemelo. En ella se puede adivinar un arco natural orientado de este a oeste, lo que permite predecir la formación futura de una tercer roca una vez que se produzca el colapso de ese sector en el proceso de erosión continuo (se habla de unos 30 cm años), que parece no tener fin.

13.1.18

El Erkowit (revisitado).


Hace más de 7 años y medio publicamos en desdelacroa una de nuestras primeras entradas dedicadas a un naufragio, en aquel caso al del Erkowit. Desde entonces, y en todo este tiempo, han sido varias las aportaciones que, a través de comentarios a la entrada, han enriquecido el texto escrito inicialmente. Muchos de estos comentarios fueron hechos además por personas que tuvieron un papel "protagonista" en las actuaciones que siguieron al accidente, lo que si cabe les proporciona aún más valor. Es por ello que hemos decidido, a partir del texto original, incorporar esos comentarios y así lograr que la historia sea más completa. He incluido además otros documentos encontrados en internet que reflejan más fehacientemente lo ocurrido.


Erkowit es una ciudad sudanesa situada a 100 kilómetros al Sur de Port Sudán, en las colinas del Mar Rojo. Me imagino que se tratará de una ciudad normal, como otra cualquiera, sin motivos especiales para ser conocida más allá de su entorno, y menos a miles de kilómetros y en otro océano. Sin embargo esa ciudad, o al menos su topónimo, es conocido en Galicia. Un buque con este nombre protagonizó, hace 48 años, otro capítulo más de nuestra trágica historia de naufragios.

El 30 de octubre de 1970 el carguero sudanés Erkowit, con 60 tripulantes a bordo, navegaba a 12 millas de cabo Vilán. Había partido hacía algunos días desde Londres y su destino era la capital de Senegal, Dakar. Mientras navegaba frente a la Costa da Morte fue abordado, se cree que a causa de la intensa niebla y la escasa visibilidad, por otro carguero, el alemán Dortmund. Del choque, el buque sudanés fue el más perjudicado, con un agujero, por su lado de estribor, de ocho metros de diámetro que llegaba hasta la cubierta. A pesar de ello el barco se mantuvo a flote.

Inmediatamente y desde Coruña, zarpó en su ayuda el remolcador alemán Rotesand que, tras hacer firme el cabo de remolque a las 19:30 horas del 30 de octubre, condujo al carguero hasta la entrada de la ría de Coruña, a donde llegó el día 31 a las 2:15 horas de la madrugada. En la travesía les escoltó el guardapescas Sálvora, que había acudido igualmente a prestarle auxilio.

Una vez dentro de la ría, el Práctico del Puerto, que había subido a bordo del Rotesand, indicó a los capitanes del Erkowit y del Rotesand que permaneciesen sin entrar a puerto ni moverse , hasta nueva orden, en la zona en la que se encontraban, entre las enfilaciones de Punta Mera y Punta del Canabal, frente a la playa de Bastiagueiro. Pero tan pronto como el práctico desembarcó, ambos Capitanes, y de mutuo acuerdo, decidieron varar el Erkowit en la ensenada que forman la Punta Fiaiteira y la punta de Porto Cobo en Santa Cruz, Oleiros. Acto seguido el Rotesand suspendió los trabajos de rescate del Erkowit, abandonando el salvamento.

Durante las horas y días siguientes se intentaron taponar las vías de agua que tenía en el casco con el fin de reflotarlo y salvar el buque y su carga. Pero el mal tiempo complicó la operación. El 12 de diciembre uno de los buceadores de la Armada que trabajaba en la reparación, Antonio Rondón Guil, murió cuando, estando sumergido en la bodega número 4 del barco, se rompió su conducto de respiración. Dos embarcaciones que participaban en las labores se hundieron.

"Pertenecía a la dotación del guardapescas Sálvora por aquellas fechas", - nos contaba el ex-cabo 2º artillero Miguel Ángel Rodríguez Pérez. "Viví todo: su hundimiento, el rescate del buzo de la Armada, Sr. Roldán, la vigilancia, etc. Fueron días duros para la dotación. Al mando del guardapescas estaban dos buenos oficiales: el comandande don José Milán Diez y el segundo, don Jaime Blanco Maciñeira".

Finalmente, y a las pocas horas, el barco se hundió con parte de la mercancía que transportaba en sus bodegas, que contenían, entre otros productos, 10 toneladas, repartidas en unos 2.000 bidones, de un plaguicida altamente tóxico denominado Dieldrín-Abavit, que se esparcieron rápidamente por las aguas de la ría.

La confusión en el momento fue inmensa, ya que en un principio no se conocía lo que el Erkowit transportaba exactamente, ya que no se encontraba descrito en el manifiesto de carga del buque.  Todas las alarmas saltaron cuando empezaron a aparecer los primeros bidones de dieldrín, en cuyo exterior, y sobre un fondo negro, destacaba una gran calavera que advertía de su toxicidad.

Pero las 10 toneladas de dieldrín eran una parte insignificante de su carga. En sus bodegas el Erkowit transportan entre 5 mil y 6 mil toneladas de carga, entre las que se enco
ntraban coches y camiones de doble tracción, que se sacaron del buque antes de que se hundiese y que fueron depositados en el puerto de Coruña, mantequilla, champú, .... Transportaba también harina. "La harina venía en sacos corrientes de yute, no en bidones y aquello dio lugar a confusiones y a una cierta alarma" - nos contó Carlos Sánchez Quintana, que en la fecha del hundimiento del Erkowit servía en la Comandancia Militar de Marina de La Coruña. "Aquel día hasta a mí, que servia en telecomunicaciones (el telex), y que no estaba de guardia, me enviaron a controlar la situación en la costa. Al llegar nos encontramos con multitud de vecinos, que iban sacando los sacos de harina y los ponían en montones de hasta unos sesenta sacos que ya consideraban como suyos, mientras iban a buscar más, que venían flotando. Mientras, otros familiares los iban transportando en tractores para sus casas. Cuando llegamos, había una media docena de tractores transportando para sus hogares sacos de harina. Curiosamente a pesar de venir flotando y de estar mojados, los sacos solo se humedecían en los uno o dos centímetros más próximos al exterior del saco, por lo que el resto de la harina estaba en buenas condiciones y completamente seca. Era tal la ansiedad de la gente por coger cosas que las mujeres se metían vestidas en el agua hasta el pecho para cogerlas, y eso que el agua no estaba precisamente caliente. Hubo que poner orden, no sin cierta dificultad, y parar todo aquello. Se que hubo posteriormente más de una intoxicación de cerdos en la zona por comer exceso de harina de trigo. Como curiosidad, otra cosa que llegaba flotando a la playa en gran cantidad eran unos envases de cartón que contenían cepillos de dientes a decenas de millares. 

Afortunadamente los bidones no llegaron a la playa, salvo alguno aislado, pues la mayoría, se encontraron posteriormente en el fondo del mar. Muy pocos llegaron a la costa, y eran fáciles de identificar ya que venían rotulados con la palabra dieldrín y veneno. Fueron muchos los camiones que se pasaron días y días transportando los mejillones contaminados para ser enterrados en una fosa en tierra".

El marisqueo y la pesca estuvieron prohibidos en la ría durante casi un año, y el vertido supuso el fin de las bateas de mejillones que hasta la fecha poblaban la ría, y la muerte de numerosas especies marinas en las rías de Ferrol, Ares y Coruña. Tal y como nos contaba un "anónimo", "el famoso Erkowit arruinó totalmente el negocio de mi padre. Tenía unas cuantas bateas, con bastantes empleados, para la cría del mejillón e incluso de ostras. Cuando se hundió el barco, le obligaron a deshacerse de todas ellas enterrándolas en una zona alejada. De un día para otro se quedó sin su principal negocio y todos los empleados en la calle. Todos cobraron su respectiva indemnización, mi padre era un empresario de los que actualmente no existen. Pero él tardó casi 20 años en cobrar una mísera indemnización".

Durante los días posteriores al naufragio, y dada la peligrosidad de los productos vertidos, la Comandancia de Marina y las autoridades sanitarias solicitaron una rápida investigación de los componentes del plaguicida en el agua de mar, pescados y moluscos, investigación que fue realizada por el Laboratorio de Bromatología y Toxicología de la Universidad de Santiago, y que permitieron descubrir que el Dieldrín Abavit estaba compuesto en un 30,0 % por dieldrín, en un 8,7 % por cloruro mercúrico y un 5,0 % por yoduro mercúrico. Las conclusiones del estudio se recogieron en el documento "Contenido en Dieldrín de pescados, moluscos y aguas de las Rías de La Coruña, Betanzos- Ares y El Ferrol", redactado por los investigadores J. Simal Lozano y J.M. Creus Vidal, entre otros, y que os podéis descargar pulsando AQUÍ. Las investigaciones efectuadas permitieron detectar en el mejillón concentraciones de dieldrín 1.000 veces superiores a las del agua de mar en el que vivían, y también comprobar su resistencia al plaguicida, ya que todas las especies analizadas estaban vivas, y demostraban, 2 meses después de las primeras mediciones, concentraciones de la sustancia que se mantenían en un cierto nivel.

Finalmente los restos del buque fueron desguazados, tareas que concluyeron casi un año después del hundimiento, el 1 de septiembre de 1971.


Este naufragio, y el hundimiento semanas antes del pesquero “La Isla” a sólo unos 100 metros de la Torre de Hércules, y en el que murieron 14 de sus tripulantes, propulsaron la creación de la sección de la Cruz Roja del Mar, y provocaron el encuentro entre Carlos Bremón y Miguel Camarero, quien así lo recuerda:

“Los naufragios del Isla y el Erkowit, en el otoño de 1970, nos sorprendieron a los tres, Félix Cueto, Gonzalo Viana y yo, surfeando en el Orzán y Bastiagueiro, ajenos a la tragedia que conmovió a la ciudad. Aquellos naufragios provocaron la reactivación de la Sociedad Española de Salvamento de Náufragos, que se transformó en una sección de la Cruz Roja. Para entrenar a los que nos habíamos presentado como voluntarios, y de paso tratar de vender sus estupendas embarcaciones, los británicos de la RNLI enviaron dos embarcaciones que permanecieron con su tripulación más de un año en nuestro puerto. En esas prácticas tuve la suerte de conocer a Carlos Bremón. Un día de mal tiempo, mientras estábamos embarcados en el veloz y modernísimo prototipo, corrimos con la embarcación una rompiente y salió el tema del surf. Carlos me contó que tenía en “usufructo” una tabla todavía más grande que la Bilbo de Félix que veníamos utilizando”.

Este encuentro cambió para siempre el desarrollo del surf en Galicia.

7.1.18

El Domingo. # 13.

En los que posiblemente sean los días más fríos de este invierno, "El Domingo" de esta semana se lo dedicamos a las temperaturas bajo cero. Aquí evidentemente no llegará a nevar (aunque hace dos días cayó un una buena granizada), pero la sensación térmica es realmente de frío. Y mientras fuera llueve, a mi espalda siento el calor de la estufa de leña que no para de admitir madera.

______________________________________________
LA FOTO


Posiblemente las imágenes del fotógrafo Jonathan Nimerfroh hayan sido de las más vistas esta semana en internet. La bomba ciclónica que ha asolado el Este de los Estados Unidos, y que según la prensa ha traído temperaturas casi tan bajas como las de Marte, ha ofrecido en Nantucket imágenes de un mar casi helado.

______________________________________________
NORTHBOUND

El noruego Jørn Ranum tenía un sueño: cineasta, amante de la naturaleza y entusiasta del skate, quería grabar una película de skateboard en una playa helada en Lofoten, rodeado de montañas y olas. Para ello reunió a los mejores skaters de Noruega, se dirigió hacia las frías costas del país escandinavo y esperó a que sobre la playa se formase una fina delgada capa de hielo por la que las ruedas de los patines pudiesen rodar.




______________________________________________
JOHANNA UNDER THE ICE

La finlandesa Johanna Nordblad descubrió la apnea gracias a un tratamiento con agua fría que le recomendaron para recuperarse de una grave lesión en un pierna tras un accidente de bicicleta. Hoy ostenta el récord mundial con una inmersión de 50 metros bajo el hielo.

"Descubrí a Johanna", -cuenta el director y fotógrafo británico Ian Derry, "gracias a su hermana, que es fotógrafa. Me gustó su historia, y como superó su lesión de un modo tan extremo. Antes de grabar me sumergí bajo el hielo para tener una idea de lo que me iba a encontrar, y aquella visión fue literalmente impresionante. Cuando grabamos la temperatura era de -24ºC, y el silencio que se sentía allá abajo, será algo que nunca olvidaré".




______________________________________________
TSIRKU

Ubicado en lo más profundo de las montañas de Saint Elias, donde convergen Alaska, la Columbia Británica y el Yukón, existe un lugar al que la mayoría de los esquiadores y practicantes de snowboard sueñan con visitar: el glaciar Tsirku.




______________________________________________
MELTING THE HEART OF MAN

Los inuit de Groenlandia han vivido en el hielo durante miles de años. En el invierno de 1963 notaron por primer vez que los glaciares se derretían en pleno invierno. Décadas más tarde, un equipo de científicos de la NASA está recopilando datos en Groenlandia para enseñar al mundo cómo el derretimiento del hielo afecta a personas de todo el mundo, tal y como ha ocurrido con los huracanes de otoño de 2017.



______________________________________________
THE SNOW GUARDIAN

Billy Barr lleva una vida sencilla. Le gusta el té, sentarse junto al fuego y leer. Vive solo en una casa que construyó en un lugar remoto de las Montañas Rocosas. Pero lo que realmente le motiva es el clima, y más específicamente, las nevadas en el lugar en el que vive. Desde hace 40 años toma notas sobre ellas, cada invierno, dos veces al días. Sus notas, y los cambios que ellas revelan, se han convertido en un tesoro para los científicos que estudian el cambio climático.



Más en End of Snow.
______________________________________________
COMFORTABLY NUMB

Tal vez sea una manera un tanto banal de mostrar las consecuencias del cambio climático: Mick Fanning y Mason Ho viajan hasta Alaska para, además de surfear en sus heladas olas, coger las primeras olas generadas por el deshielo de un glaciar.




______________________________________________
CHRIS BURKARD - TED TALKS

Chris Burkard nos explica su gusto por las aguas más frías y aisladas de la tierra en una charla Ted.




______________________________________________
SURFING THE ENDS OF THE EARTH

Y después de la teoría, pasamos a la práctica. Junto con Patrick Millin, Brett Barley y Chadd Konig, Chris Burkard viaja al Círculo Polar Ártico para grabar en las que tal vez sean las condiciones más duras posibles.




______________________________________________
ADDICTION

Y entre tanto vídeo de fuera, uno hecho por gente de aquí. De la mano de Marta Gillén, Pablo Montero, y otros cinco amigos, viajan a uno de los lugares más fríos de Europa.




______________________________________________
THE UNLINKED HERITAGE OF SNOWBOARDING

Se dice que la gente de Petran, en las montañas Kaçkar de Turquía, lleva practicado snowboard desde hace 300 años. No es exactamente snowboard, pero es fácil ver el vínculo. Una historia impresionante.




______________________________________________
RIGHT TO ROAM

Viajamos en la furgoneta de Marie-France Roy y Alex Yoder por Escocia, en donde aún es posible el acceso universal a la tierra y los antiguos refugios de los agricultores ofrecen refugio a los montañeros. 




______________________________________________
SUFJAN STEVENS - TONYA HARDING

(Leído en El País) En un episodio de Los Simpson, Homer y Bart escapan del Apocalipsis en un transbordador espacial que les llevará a otro planeta. Pero algo no encaja. A bordo de la nave no van ilustres figuras de la civilización, sino todo lo contrario: la controvertida humorista Rosie O'Donnell, Courtney Love y Tonya Harding. Esta última aparece vestida de patinadora, sujetando una barra de hierro y con cara de pocos amigos. Así es como Harding ha pasado a la posteridad en la cultura popular, como una de las villanas más villanas. Más sobre su oscura historia pulsando AQUÍ, y sobre la canción que le dedica Sufjan Stevens AQUÍ.

4.1.18

Las fotos recuperadas del vacío (parte 1).


Era 12 de octubre, y habíamos quedado a las 8 de la mañana en el Lago para darnos un baño. ¿Y por qué a las 8? Pues porque era la hora en la que habíamos calculado que ya se vería lo suficiente para entrar al agua. 

Cuando llegamos Néstor y Pablo ya estaban allí, y tras charlar un rato nos cambiamos y bajamos hasta la playa. Entré de primero para aprovechar las primeras luces con la cámara. Las olas no eran una maravilla, pero a medida que fue subiendo la marea todo mejoró. Y entonces llegó ese momento en el que el sol aparece tras las montañas e ilumina perfectamente la escena, con la luz más horizontal e intensa posible. Durante los 10 minutos que duró "el momento" pasé de coger olas y me dediqué a hacer fotos. Bueno alguna cogí, pero solo para volver a la orilla y seguir disparando. 

Ya por la tarde, y en casa, nos pusimos a preparar todo para el viaje a Francia. Saldríamos al día siguiente. Entre las tareas estaba la de preparar las cámaras y las tarjetas, y durante esa labor que hice a toda prisa, de pronto ocurrió el "accidente". Junto con otras fotos borrables, las de Lago volaron de la tarjeta SD a la papelera del ordenador, y de allí al vacío. 

Busqué en internet uno de esos programas que recuperan archivos, y tras un rastreo de la tarjeta vacía, increíblemente las imágenes estaban allí, en algún lado, o en algún formato, imposible de acceder para mí (salvo que pagase una cantidad por recuperarlas). Era momento de recurrir a los "profesionales". Gracias a Eloy semanas más tarde volví a tener las fotos conmigo, y había alguna que valía la pena (en concreto 76). Como, y a pesar de la selección, me salían muchas fotos para una única entrada, las he organizado en 2 grupos por el instante en el que las saqué: todas son contraluces; las de hoy están tomadas con un ángulo en el que sol ya no sale en el encuadre, o si lo hace, está tapado completamente por la ola o por la persona que pasa ante mí.